PEQUEÑA CUAN PATÉTICA HISTORIA EN SANTA CRUZ (Garzón, muchacho)

GARZONITOHaciéndole el trabajo sucio al diputado con aspiraciones golpistas, Eduardo Costa, y a Macri, fue sorprendido este muchacho que parecía tener condiciones de liderazgo, ambición y formación ideológica: Carlos Garzón, el rebelde de ATE, aquel de la larga fama ganada con trabajo y esmero, los engañó a todos. Las cámaras que instaló el anterior gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta para controlar las oficinas en la Casa de Gobierno, lo registraron para la posteridad, y las redes sociales lo difundieron en todo el planeta Tierra (como diría aquel recordado yiójano). Venía bien y se mancó. Ahora lo toman en serio sólo quienes lo usan. Perdió seriedad, pobre.

Para que no haya misterio: fue durante una “toma”; esto es, cuando Garzón y su gente entraron y se instalaron en la Casa de Gobierno. El ocio es el padre de todos los vicios, decían las viejas de antes; en los ratos de inacción “ocupante” muchos suelen caer en tentaciones morbosas o delictivas como revisar, destruir, quemar y otras cuestiones que jamás se les habían pasado por la cabeza. A nuestro muchacho lo pescan en los monitores del despacho del gobernador: ¡Trincándose una compañera! Pensaron que era la novia, y no.

Más tarde, según los videos, vuelve a las andadas pero con otra compañera.

¿Y la novia? Quería bailar por un sueño, pero su historia no dio.