La Negra Espina, el eterno ñoqui.

 

Mirtha

La joven Mirta Malena Espina estrenó en LU 14 con la democracia su buena voz, y otra de sus cualidades: la delación. En el “confesionario” de monseñor Alemán, informó sobre “esa radio de zurdos”. El obispo llevó al gobernador Puricelli sus “preocupaciones”, y el ministro Amador Iglesias se encargó de limpiar. Ella se regodeó declarando contra sus compañeros en el sumario correspondiente. Premio: el pase al canal 9. Allí cuentan que escribía grafitis en el baño denunciando obsesionada infidelidades varias. Se la recuerda, con ramo de flores, visitando a la flamante mamá CFK (nacía Florencia).

Enganchó en canal 2 con Agostini; desde allí descargó editoriales contra el gobierno, y se dio tanta manija que pidió en el canal estatal su retiro voluntario. El pelado arregló su pauta y chau opositor; Mirta, “traicionada” lo abandonó. Empezó en LU 12 con Barabino que la denunció cuando le birló la recaudación publicitaria.

Fue funcionaria nacional con la Alianza, pero duró lo que De la Rúa. Y otra vez en la puta calle. Se cruzó con Néstor presidente; le pide que la ayude: que necesita obra social y otras miserias. Néstor le indica al Bicho Ocampo que le den una mano: “pobre negra”. Zas contrato en el canal 9. Trabajó una semana, y dejó de ir. Sibilina, desbancó a Luis Mendoza de Cadena 3; ya con Peralta quiso volver al convenio del SAT pero no estaba en canal alguno, aunque cobraba en el del Estado. Arreglaron, con la complicidad del obispo Romanín y la radio clerical, hasta que la echó la hermana directora. Y siguió en el limbo de los ñoquis. Mirta tuvo su “década ganada”: doce años de cobrar sin trabajar. Cuando le retuvieron el sueldo, no supo explicar dónde prestaba servicio. “¡A ver quién se atreve a echarme!”, desafió; y parece que ya un “correligionario” en un ente provincial le firma el recibo. Y así sigue ejerciendo su “honestidad e independencia periodística”.

LA PATA DE LA SOTA, por Patricia Hernández

Publicado por “La Hoja del pensamiento santacruceño”.

LA HOJA ICONO