CÓMO MORIMOS LOS ARGENTINOS

En 2013: Enfermedades del corazón: 71.614, Tumores malignos: 59.518, Neumonía e influenza: 20.009, Enf. cerebrovasculares: 18.397, Accidentes, inclusive secuelas: 11.181, Septicemias: 10.225, Diabetes mellitus: 7.980, Nefritis y nefrosis: 7.656, Suicidio: 3.342, Esfuerzo excesivo: 0.

REVOLVER MUJER

Por Roberto Arizmendi

“Los argentinos son todos unos ladrones… ¡Del primero, hasta el último!”, pudo asegurar con toda seriedad el entonces presidente de Uruguay, Jorge Batlle, principiando el siglo XXI, como que nos conocía históricamente. Una humillante caracterización, axiomática si nos atenemos a la opinión generalizada que damos de nosotros mismos, guiados por el relato de los medios de comunicación, los “periodistas”, y los políticos conducidos por la prensa hegemónica. Pero lo que no pudo decir, a pesar del esfuerzo contrario de esa misma caterva, es que somos todos asesinos.

“En nuestro país uno sale a la calle y no sabe si vuelve”, repiten con cara de “inteligente preocupado” desde Tinelli (referente tilingo-mediático) hasta doña Rosa (el paradigma barrial de Neustadt); y con toda razón, pero no por la que ellos pretenden invocar: los “homicidios, en ocasión de robo y otras agresiones”. Hoy en la Argentina existe alrededor del doble de posibilidades de que no vuelva a su casa por morir en un accidente de tránsito (a pesar de haber disminuido en los últimos años). La realidad es una, y sólo puede ser reemplazada en TN y por sus títeres repetidores no menos miserables.

La cantidad de homicidios en Argentina es un tema recurrente en los medios de comunicación (especialmente de los periodistas de oposición). Muchas veces se afirma que este fenómeno está en aumento, sin que se brinden datos que avalen la postura.

¿Cómo nos informamos sobre cuánto y de qué se muere en Argentina? La respuesta aparece en el boletín del Ministerio de Salud de la Nación: en el último Informe de Estadísticas Vitales, correspondiente al año 2012, podemos enterarnos de que en nuestra patria durante ese año murieron 319.539 personas en total, por distintas causas. La información es relevada por el Sistema Estadístico de Salud (que se origina en los datos brindados por los hospitales y luego recopilados por las provincias). Argentina, a diferencia de otros países de América Latina, cuenta desde hace años con un confiable sistema de Estadísticas Vitales, que le permite realizar comparaciones a nivel internacional de forma anual. Y a pesar de que algunos denunciadores políticos y mediáticos anuncien periódicamente un incremento en los homicidios (y otros flagelos elegidos según la ocasión) esas afirmaciones no cuentan con estos ni con otros datos fiables que las avalen.

De acuerdo a las cifras del “Primer Estudio Global sobre el Homicidio”, de la Oficina de Drogas y Crimen (UNODC, organismo dependiente de la ONU), los homicidios cometidos en nuestro país, en 2012 fueron 2.152. Las muertes por Diabetes Mellitus fueron 7.980 (más del triple). Otras 59.518 personas murieron por Tumores Malignos. Por no hablar de las muertes por enfermedades del sistema circulatorio que entre todas se llevan casi 100.000 personas por año. En lo que respecta a las defunciones por Accidentes de Tránsito (vehículos terrestres), el ítem se llevó 5.187 personas, un número alto para el nivel mundial, teniendo en cuenta la población del país. Sin embargo, no cuenta con misma relevancia en los medios de comunicación. Incluso hay más Suicidios (3.342) que homicidios (en ocasión de robo y otras intencionalidades como vengarse del cuñado).

 

Principales causas bien definidas, de las 319.539 defunciones totales de 2012.

 

Enfermedades del corazón: 71.614

Tumores malignos: 59.518

Neumonía e influenza: 20.009

Enf. cerebrovasculares: 18.397

Accidentes, inclusive secuelas: 11.181

Septicemias: 10.225

Diabetes mellitus: 7.980

Nefritis y nefrosis: 7.656

Enf. Crónicas vías respiratorias inf.: 5.401

Suicidio: 3.342

Agresiones (homicidio por robo y otros) 2.152

Esfuerzo excesivo: 0

 

El trabajo de Estadísticas Vitales es muy completo e interesante, contiene todos los detalles sobre las causas de defunción, y más pormenorizadas, aunque nosotros encontramos dos móviles no incluidos, que son las mayores causas de muerte de la humanidad: es sabido y sufrido que el Odio enferma y mata… y el otro: la Envidia. La gente suele morirse de envidia.