LA CARTA DE MIREYA I

Del libro “Crónicas santacruceñas de Joaquín Arroyo”.

Los amigos en Punta Arenas

Por Roberto Arizmendi

Punta Arenas, Chile, 6 de Setiembre de 1973.

― ¡Chaíto!… ¡Los queremos harto!… ¡Vuelvan luego!..― escuchábamos en la despedida, ya en el micro que nos traería de vuelta a Río Gallegos.

Eran los amigos de Temuco, Santiago, Oruro y tantos otros lugares del país hermano, con quienes habíamos compartido diez días conmovedores que resultaron vísperas de la sangrienta dictadura militar chilena, violento inicio del proceso que cambió la vida de los pueblos en esta parte del planeta.

El marco de esa experiencia hubo de ser el “Festival de Música de Raíz Folclórica de Punta Arenas”. Una reunión a la que llegaban, setiembre y 1973, músicos, artistas, poetas y pensadores de todas partes. Cantidad de jóvenes llenos de vida e ideales que se unían en ese momento crítico de la historia. Nosotros, llegados de Argentina, encontramos gran afinidad con los compañeros del MAPU (Movimiento Antiimperialista Pueblo Unido), un colectivo nuevo con buen trabajo de base; se manejaban con fundamento, convencidos, con las mismas Tres Banderas que les sintetizábamos desde nuestra visión, sin dogmas ni dependencias ideológicas; y así se armó un grupo a partir de la militancia emparentada.

En esas circunstancias, particularmente tuve la suerte de conocer un tipo que era una moraleja en sí mismo; Richard Rojas, que revolucionaba la poesía en el país con los avanzados contenidos éticos y estéticos de sus versos… nos presentó Carlos Neil que viajó para transmitir en vivo su exitoso programa de LU14… Bueno sería aclarar: de una gran audiencia, provinciana de los ’60 con mucho mojigato, pobre de televisión y mucha radio. Nos entrevistaba juntos… Tan correcto y profesional el periodista, casi cae desmayado cuando Richard se autodefinió: “yo soy el conchisumadre del festival, poh”, y para arreglarla, viendo la agonía de Neil: “perdona la huevá, conchisumadre es una palabreja muy simpática que usamos acá, pues”… Ese querido poeta santiaguino me enseñó la receta del tan popular Vino Hervido Chileno, infaltable como él, en guitarreadas y peñas. Tal como la que fuimos convidados a pocos días del final del festival; en la CUT (Central Única de Trabajadores) donde pudimos sintetizar esa experiencia entre empanadas, vino hervido y muy buena música; Meko Albornoz, de “Los 4 de Córdoba” que terminaron ganando el certamen con su “Cuando mi América sepa”; Pedro Favini que se enteró ahí del nacimiento de su hijo, el salteño Zamba Quipildor, Sesín Vargas, Daniel Toninetti, el Negro Ibáñez y yo, unos quince, entre artistas y otros de la delegación, fuimos los argentinos de la partida.

Los 4 de Córdoba, ganadores del Festival Punta Arenas del Canción de Raíz Folclórica, 1973.

Talentos musicales, consignas políticas, chanzas y tallas recíprocas, algún conato de romance internacional, se mezclaban con alegría; hasta que la pasión política casi no pega un susto.

En un momento, un grupo del PSCh comenzó a cantar “La Marsellesa Socialista” y, como si estuvieran esperando, los comunistas se largaron con “La Internacional”. La tensión crecía en la interna local. y las pasiones hacían su efecto… Fue cuando los argentinos arrancamos a los gritos con “La Marcha Peronista”… Sorprendidos, los coros, interrumpiendo sus coros intentaban acompañarnos con el final de algún verso y ritmo de palmas, para finalmente unirse en un cerrado aplauso y vivas a Perón, a Salvador Allende, a las Patrias y a la unidad de los pueblos que jamás serían vencidos.

Habíamos logrado, con nuestra legendaria marchita condensar un sentimiento y un objetivo de hombre nuevo por el que trabajaban y luchaban esos compañeros que una semana después, con el sangriento golpe pinochetista, pasaban a engrosar las listas de muertos, desaparecidos y en distintos exilios.

Vino Hervido Chileno especial del Sur

La receta que me pasó Richard Rojas para preparar el Vino Hervido Chileno que atesoré desde aquella vez, utilizándola en su memoria y contando cómo la obtuve del poeta a quien no he vuelto a ver:

2 botellas de vino tinto joven
3 palos de canela
5 ó 6 bayas de anís estrellado
4 ó 5 clavos de olor
4 Cardamomo
5 cucharadas de azúcar (a gusto)
1 pizca Nuez Moscada rayada
1 Laurel hoja
1 cucharada de miel
La piel de una naranja
La piel de un limón
Paro patronal de camioneros organiado por la CIA; Festival de Música de la Patagonia, Punta Arenas. Chile, setiembre 1973.